Maldita ladrona: Karma instantáneo