Un levantador de pesas estadounidense carga 426 kilogramos y sangra por la nariz