Mont Saint-Michel emerge entre las mareas en Normandía, Francia, como una antigua aldea de cuento de hadas