Los pescadores en Oregón apenas logran escapar con vida después de que alguien, distraído por su teléfono celular,
chocara contra el bote en el que viajaban